sábado, 3 de septiembre de 2016

Crónicas anales


Ir de culo

HÉCTOR MUÑOZ. MÁLAGA

El futuro está en el ano. Sí, sí, que nadie se extrañe o escandalice. El destino del género humano está escrito en todos y cada uno de esos ignorados y recónditos orificios que muchos y muchas desconocen —al menos los propios—, pero que todos y todas saben que están ahí.

Se acabaron las cábalas, las profecías de Nostradamus y las artes quirománticas. Aquella ancestral aspiración del hombre por conocer lo que ha de llegar —tras manipular a su antojo el pasado y disimular el presente según su conveniencia— se ve colmada en pleno siglo XXI donde menos lo esperaba: en su propio culo.
Una ciencia revolucionaria, la Rumpología, acaba de irrumpir poderosamente para desvelar el secreto del qué será de cada uno de los habitantes del planeta Tierra y, por lo tanto, de un mundo que vaga entre las tinieblas de la incertidumbre.
Pero ¿qué es la Rumpología? Es el método empírico que permite conocer el futuro de una persona a través del análisis de su propio agujero final —el eje de la vida— y de las nalgas que lo abrigan y protegen. En un excelente vídeo divulgativo, Jorge —el maestro rumpólogo conocido como “el profesor del ano”— explica detalladamente los pilares científicos de esta innovadora disciplina académica.

Jorge, el profesor del ano.                                                                 Telemundo

A lo largo de una brillante exposición en el programa 'Caso Cerrado' de la cadena estadounidense Telemundoel profesor derriba definitivamente la teoría hipocrática de los cuatro humores. En un salto cualitativo de consecuencias aún impredecibles, el maestro clasifica a los seres humanos según la arquitectura frutal del ojete. Un ano en forma de manzana es propio de personas influyentes y carismáticas. Por el contrario, cierto parecido a la pera delata una personalidad opaca y pusilánime. Finalmente, la perfección anal se alcanza con la naranja: un culito anaranjado es propio de espíritus alegres, con iniciativa y —muy importante— a los que les gusta la rumba.


Las implicaciones prácticas de la Rumpología abren una nueva era del progreso humano. En la Medicina, por ejemplo, el impacto sería tremendo: todas las campañas de prevención o diagnóstico precoz podrían quedar obsoletas con equipos de rumpólogos bien formados, capaces de predecir la evolución nosológica de los diferentes males con solo analizar los culos de los usuarios. La figura del rumpólogo de guardia terminaría siendo un hito por su eficacia y el consiguiente ahorro sanitario.
Y qué decir de la política o las sentencias judiciales. ¿Cabe imaginar, acaso, el vasto compendio de conocimientos encerrados en el bul de Mariano Rajoy, en el de Pedro Sánchez o en el de Susana Díaz? Las dudas sobre sus futuros políticos ya estarían resueltas. Por sus anos —convertidos ahora en cosa pública— los conocerán los ciudadanos mucho mejor que por sus lenguas y sus actos.
Y sabrán éstos, además, cuál será el final de Bárcenas y los 40 ladrones. Una manera más democrática para ir de culo, que es de lo que se trata.


4 comentarios:

  1. Que barbaridad!!!ya fui a mi clínica a sacar una cita de carácter URGENTE con el rumpologo en turno y para mi gran tristeza y decepción, aun no contamos con esa "especialidad" en mi país. Gracias niño por el rato de humor...reí como enana.

    ResponderEliminar
  2. que risaa!!!rumpologia? eso de donde salio? jejeje tienes muy buen humos jijiji. att. ana julia desde colombia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una gran ciencia, Ana Julia.... En fin, yo creo que en el fondo no es más que otro producto de la telebasura que tanto vende hoy en día, y de un mundo cada día más loco. Gracias por tu comentario. Un saludo cordial.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.